Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

PRÓXIMAS ELECCIONES GENERALES

Quedan 40 días para que se celebren las próximas elecciones generales como consecuencia de que los distintos líderes políticos no se pusieron de acuerdo para formar gobierno después del 20-D. Lo cierto es que en la última encuesta del CIS han salido muy mal valorados por los ciudadanos los distintos líderes de las formaciones políticas al no ser capaces de interpretar los últimos resultados electorales.

Los resultados de casi todas las encuestas de intención de voto dan como vencedor al Partido Popular con más del 30%, con un número de escaños que oscilaría, en el presente momento, entre 125/130. El PSOE lograría la segunda posición con un número de diputados que oscilaría entre 81/83.

Unidos Podemos, aunque superaría en 850.000 votos al PSOE, alcanzaría la tercera posición en una horquilla de 76/81 escaños. Ciudadanos obtendría prácticamente los mismos resultados de hace seis meses, moviéndose entre 39/41 diputados.

Los próximos resultados electorales moverían poco el campo ya visualizado el 20-D. Va a influir decisivamente el índice de abstención de los votantes que, sin duda, cansados de ir a las urnas, muchos de ellos desistirán. También tendrá influencia la adjudicación de escaños por restos de votos, de tal forma que en alguna circunscripción no se conocerá el último diputado hasta el recuento final. Y ese último diputado, quién se lo adjudique, será por menos de 1.000 votos contra otra fuerza política.

Bien ha hecho IU en presentarse conjuntamente con Podemos, pues los efectos de la Ley D’Hont adjudicaron sólo dos escaños a la formación de Alberto Garzón en las pasadas elecciones del 20-D a pesar de haber tenido cerca de 800.000 votos. En la nueva coalición, el Jefe de filas Pablo Iglesias le ha reservado a Garzón en torno a 8 diputados, con lo cual el resultado electoral será beneficioso para Podemos y la antigua Izquierda Unida.

Dadas las dificultades que han existido en el fallido intento de Gobierno en coalición, tengo la sensación que en los próximos comicios parte del voto puede polarizarse a un lado u otro del espectro electoral. Muchos posibles votantes que se quedaron en casa el 20-D, si el debate electoral se aviva en estas últimas semanas, se acercarán a las urnas, especialmente los seguidores del PP, que han visualizado la poca eficacia real del voto centrista. Todavía queda campaña por delante.