Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

RIVERA NO PACTARÁ GOBIERNO QUE INCLUYA EL REFERENDUM

Muy acertadamente el Presidente de Ciudadanos, en su reunión con el Presidente del Ejecutivo en funciones, le ha transmitido su oposición a pactos que pongan en riesgo la unidad territorial de España así como la igualdad de los españoles.

Los partidos constitucionalistas PP, C’s y PSOE, en palabras de Rivera, deben “aprovechar la coyuntura del momento actual” para emprender las reformas que España necesita. Y esas reformas precisan, entre otras, una prórroga de un año por parte de la UE para cumplir el objetivo de déficit en este año del 3%. Además, hay que abordar con la máxima urgencia la alta tasa de paro y la consolidación de la recuperación económica.

Por su parte, Pedro Sánchez tratará inútilmente de convencer a Rivera de contar con C’s para su deseada investidura como Presidente. En ningún país de la UE ha ocurrido lo que está pasando en España: que un candidato a la Presidencia hubiera estado echando currículos vitae buscando trabajo unos pocos años antes de ser nominado por su partido como Secretario General. No vamos a decir que quien no vale para otra cosa se mete en política, porque en la misma hay muchos dirigentes de reconocido prestigio, aunque ese no es el caso de Pedro Sánchez.

Creo que a lo que verdaderamente aspira Pedro es a ser ex Presidente y tener sillón como Consejero nato en el Consejo de Estado, la misma trayectoria que su antecesor de partido Rodríguez Zapatero. Un sillón en el Consejo de Estado garantiza una alta remuneración económica y otras prebendas de por vida.

Como el Comité Federal del PSOE ya le ha exigido no traspasar líneas rojas en posibles pactos postelectorales con otras fuerzas políticas, el aspirante a la Presidencia de España pretende realizar una consulta entre las bases del partido para, si en las posibles alianzas –que todo está por ver- se traspasan límites, que sean las bases quienes las traspasan y no él. Ello conduciría recta y derechamente a que Pedro Sánchez quebrara su propio partido en dos: el fin del PSOE de más de 100 años de antigüedad.

Susana Díaz no se lo va a permitir. Muy probablemente, en esas circunstancias, los diputados andaluces no prestarían su apoyo a Pedro Sánchez y éste no alcanzaría la investidura. Todo está por ver.

El tiempo madura la fruta y las ideas. La fruta sólo se puede recoger del árbol  cuando está madura. En política ocurre lo mismo. Los podemitas, con Pablo Iglesias al frente, hace tiempo se habían repartido la Vicepresidencia del Gobierno y otros ministerios, incluso creando el Ministerio de la Plurinacionalidad. Al respecto ya le dijo Rivera a Pablo Iglesias hace casi tres semanas que con esa propuesta “se retrata”. Los socialistas están asustados. Y con razón.

Aunque al final Pedro Sánchez no consiga pactar con Podemos, por múltiples razones, sí habrá conseguido salir con frecuencia inusitada en periódicos, tabloides y televisiones de medio mundo. Objetivo más que cumplido para quien hace unos años enviaba currículos vitae buscando trabajo. No alcanzará el sillón en el Consejo de Estado. ¡Qué pena para un chico tan preparado…! Ni el muchacho podía llegar a más ni el Consejo de Estado a menos…