Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

CARMENA SE DESCOMPONE

La credibilidad de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que lideró la coalición podemita Ahora Madrid en las pasadas elecciones locales, con sus ocurrencias, se disuelve como un azucarillo en el agua.

Al parecer, dice la lideresa que si hubiera sabido antes lo que era la alcaldía de Madrid posiblemente no hubiera encabezado la lista que, apoyada posteriormente por el PSOE, la encumbró a la poltrona municipal. En el fondo, aunque respete las críticas de numerosos periodistas, ella que proviene del mundo judicial, después de más de 30 años sirviendo la judicatura y lo que ello conlleva, con orden y mando, no está acostumbrada a tanto reproche. Pero los aparcamientos de la “señorita Pepis”, como los denomina Álvaro Martínez, en su sección El Batallón de los Perplejos, en ABC, no tienen desperdicio alguno. ¡Yo también me lo pido..!

La alcaldesa auspició con su llegada al Ayuntamiento –aupada por el PSOE a tan honorable cargo- el fin de los desahucios en la capital de España, creyendo que sus compañeros de judicatura comprenderían sus razones. Pero… ni puñetero caso le hicieron.

Después prometió la limpieza de la ciudad… pero muchos barrios de Madrid continúan como un estercolero.

Cuando surgió la crisis de los refugiados sirios alzó inmediatamente una pancarta en lo alto de su Sede, en el Palacio de Cibeles, con el lema Refugees Welcome… pero a ninguno ha acogido en el Palacio municipal, aunque espacio tiene para ello. Quizás pretenda la alcaldesa -aunque por el momento no lo ha dicho- acoger es sus dependencias municipales de Cibeles a los okupas de Patio Maravillas. ¿Por qué nó..? Así todos juntos en la alcaldía la misma resultaría más cercana a los ciudadanos. Seguro que Carmena acepta.

Ya no me refiero a otras ocurrencias como los fregasuelos de los colegios o los universitarios barrenderos para aliviarle los problemas a la ilustre alcaldesa…, que podría referirme.

No creo que la Corporación ande corta de tesorería, pues la recaudación por multas de tráfico, entre otras, marcha viento en popa a toda vela, como dijo José de Espronceda en su conocida Canción del Pirata.

Pero la idea de los aparcamientos de la “señorita Pepis” no tiene desperdicio alguno. Dice la alcaldesa, en su extraño razonamiento, que “mientras que el hombre piensa en llegar antes y a tiempo, la mujer piensa en llegar, pero rentabilizando el tiempo…”. ¡Olé a sus asesoras!

Parece mentira que esta mujer, que fue ilustre jurista en los tribunales, no se haya percatado de lo que dice el artículo 14 C.E. respecto a la discriminación de sexo. Algunos amigos míos, que habitualmente hacen la compra en su casa, me han preguntado si podrán seguirla haciendo en esos aparcamientos feministas y les he respondido que por supuesto… si se disfrazan de mujer y las cámaras de control no les cazan, pero deberán aprender a andar con tacones y simular la voz, en forma afeminada, a la hora de pagar en caja. Además, que pregunten poco a las dependientas del “super” no les vayan a descubrir.

También he recibido quejas de algunas “miembras” que en su casa no hacían la compra porque habían pactado tal menester con el marido y, ahora, con lo de Carmena, parece que les va a tocar empujar el carrito de la compra y así no podrán “rentabilizar el tiempo” como quiere Carmena. Menudo guirigay que, con su ocurrencia, ha montado la alcaldesa.

En este país los que no ríen por lo que dicen algunos políticos es que no tienen sentido del humor.