Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

CONTAMINACIÓN EN MADRID

Como será el desconcierto en el Ayuntamiento de Madrid que hasta la propia alcaldesa Manuela Carmena ha admitido que hubo “descoordinación”. Ni ella se pone de acuerdo consigo misma, porque a las 22:00h pensó “que nos libraríamos de las medidas” para 40 minutos después implantar el nivel 2 de alerta.

Por su parte, la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, ha pronosticado que mañana “no se va entrar en el escenario 3” que, entre otras medidas, supondría la restricción de circulación en el interior de la almendra central al 50% de los vehículos, es decir, circularían en días impares de la semana las matriculas que terminaran en número impar y en días pares las que finalizasen en número par.

Pero las medidas implantadas no han dado resultado positivo alguno ya que el nivel de dióxido de nitrógeno (NO2) apenas ha descendido. Cierto que el Ayuntamiento está siguiendo correctamente el protocolo implantado por la anterior alcaldesa Ana Botella, que llegó al cargo por ser quien era y sin respaldo popular en las urnas al no ser cabecera de lista.

Pero los ilustres podemitas que gobiernan ahora la Corporación Municipal de Madrid podían haber recabado, antes de tomar las medidas que han tomado, que las mismas de poco o de nada servirían. Así lo aseveran técnicos cualificados y el sentir general de la ciudadanía -menos versada que la Corporación- que en una encuesta realizada por un conocido diario digital determina a las 17:00h de hoy, por un 44,6%, que las mismas “no sirven para nada”.

Así, pues, en vez de esperar que Carmena y su equipo de Gobierno resuelvan el problema, lo mejor es encomendarse a Júpiter, dios del cielo y del aire en la mitología romana, para que traiga vientos que disipen la contaminación atmosférica de Madrid. Sensatamente otra cosa no se puede esperar.