Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

LITISCONSORCIO

La jurisprudencia del TS admite la posibilidad de estimar de oficio la deficiente constitución de la relación procesal al no ser llamados al litigio todos los que necesariamente debieron intervenir en él.

De tal forma, los tribunales han de cuidar que el litigio se sustancie con la presencia de todas aquellas personas a las que pueda afectar el fallo. Tal imperativo es debido al tratarse de una cuestión de orden público, que queda al margen del principio de rogación de parte. Lo contrario conculcaría la máxima de que nadie puede ser condenado sin ser oído ni vencido en juicio.

En el sentido anteriormente indicado, la jurisprudencia civil del Alto Tribunal se ha pronunciado en numerosas ocasiones de que aun superada la fase de audiencia previa sin la subsanación de la deficiente constitución de la relación procesal, no precluye la posibilidad de que sea apreciada posteriormente, incluso de oficio, pues semejante defecto impide la decisión sobre el fondo del asunto.

Incluso puede plantearse en sede de recurso de casación, lo que obligaría a anular las sentencias dictadas en segunda y primera instancias, ordenando la subsanación de la falta de litisconsorcio pasivo necesario, de conformidad con lo previsto en el art. 420.3 LEC. A tal fin se retrotraerían las actuaciones al acto de la audiencia previa del juicio ordinario para que por la parte demandante, en un plazo que no podrá ser inferior a 10 días, dirija la demanda frente al litisconsorte correcto y, posteriormente, continúe el proceso.

Siempre y cuando se aprecie la falta de litisconsorcio con posterioridad a la audiencia previa, aun en el caso de que se hubiera dictado sentencia  por el juzgado de primera instancia y el asunto estuviera residenciado en sede de recurso de apelación ante la audiencia provincial, la retrotracción de las actuaciones deberá de tener en cuenta el principio de conservación de los actos procesales ya realizados, en el ulterior desarrollo del proceso, de las pruebas obrantes en autos y siguiendo el criterio jurisprudencial ya establecido.

En conclusión, el defecto de litisconsorcio necesario puede ser subsanado en cualquier momento del procedimiento o de los ulteriores recursos de los que trae causa el indicado defecto, incluso en sede casacional, porque el derecho a la tutela judicial efectiva de quien demanda debe coordinarse y cohonestarse con el derecho a ser oído por quien ha de verse afectado por la decisión del litigio.