Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

EL ATENTADO TERRORISTA DE BERLÍN

Los servicios de inteligencia alemanes (BND), que tenían fama de eficaces, han sido sorprendidos con el atentado terrorista de Berlín del pasado día 19 de diciembre. Deberían haber sido más previsores teniendo en cuenta la política de inmigración de Ángela Merkel, previniendo los riesgos de dicha política y las consecuencias de los mismos.

Primero detienen a un pakistaní que nada tenía que ver con los acontecimientos. Y después de casi 24 horas del atentado, el Gobierno federal realiza la patética afirmación de que “tenemos al hombre equivocado”. Todo un reconocimiento de incapacidad. Los hechos anteriores y posteriores al tremendo atentado vienen a demostrar el fracaso del BND.

Ahora parece que se centran las sospechas sobre un tunecino, al que se facilitó permiso de residencia tras pedir asilo en Alemania en abril de este año. El Ministro del Interior, Thomas de Maizière, debería dimitir inmediatamente, ya que su afirmación de que “la policía no anda a oscuras” no está contrastada, entre otras razones porque la Oficina del Fiscal General ha anunciado una recompensa de 100.000,00€ a la persona que pueda ayudar a capturar al terrorista. De cualquier forma el turismo en Alemania se podría resentir por razones de seguridad. Ello significaría varios miles de millones de euros en pérdidas.

Pero es que, además, fuentes policiales han advertido de que el autor del atentado terrorista está en libertad, armado y con capacidad para cometer un nuevo ataque. Mientras tanto, la amenaza a la seguridad ciudadana aumenta. Todo ello impropio de un Estado como Alemania.

El que se haya reforzado el acceso a los tradicionales mercadillos navideños en Alemania colocando pequeños muros de hormigón para impedir el acceso de vehículos o camiones de gran tonelaje es una prueba más de que la alarma terrorista no está controlada. Si se cree Ángela Merkel o su Ministro del Interior que con la colocación de maceteros, bolardos o “pilonas” se evitarán atentados como el de Berlín está equivocada. Con toda seguridad, conociendo la idiosincrasia del pueblo alemán, bien seguro que el atentado terrorista de Berlín le va a pasar factura a Ángela Merkel en las próximas elecciones dentro de nueve meses.

Tras los últimos atentados terroristas en París y Niza (Francia), el de Berlín (Alemania) y el refugio en Molenbeek (Bélgica), sólo podemos añadir la acertada política antiterrorista del estado español a través del Ministerio del Interior y del CNI. De ello deberían de tomar nota el resto de países europeos, incluyendo los citados.