Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

CRECIMIENTO DEL 0,8% DEL PIB

No debemos preocuparnos porque el crecimiento del PIB español en el tercer trimestre de 2015 haya sido del 0,8% en relación al trimestre anterior que fue del 1%.

Tampoco debemos de pensar que estamos en el inicio de una desaceleración económica porque se haya roto la racha de nueve trimestres seguidos de alzas cada vez mayores o iguales.  En términos interanuales el PIB se sitúa en el 3,4%, frente al 3,1% del segundo trimestre, que es el ritmo mayor de crecimiento desde que comenzó la crisis. Cierto que la demanda interna privada y el ritmo de expansión del empleo han sufrido una cierta ralentización.

Pero la explicación no es otra que la prudencia en el gasto de las economías domésticas y en la contratación laboral, como consecuencia de la problemática independentista catalana y a expensas de lo que resulte en las elecciones generales del próximo día 20 de diciembre.

En términos macroeconómicos es indiscutible que el PIB ha crecido ininterrumpidamente durante nueve trimestres seguidos. Pero el mayor problema con el que se enfrenta ahora España es el intento secesionista de los independentistas catalanes. Una vez que el Estado de derecho despliegue sus instrumentos jurídicos y aborte dicho intento, con posibilidad de un gobierno estable salido de las urnas, no me cabe mayor duda que repuntará la trayectoria ascendente del indicador de confianza de los consumidores.

Pero lo dicho anteriormente y teniendo en cuenta las perspectivas globales de moderada desaceleración económica para 2016, según pronostica el FMI y el BCE, el crecimiento del PIB español en dicho año será entorno al 2,6%. Todo dependerá de que los tipos de interés financieros sean similares a los actuales, que el precio del crudo se estabilice alrededor de 50$/barril, que el euro mantenga su cambio actual con el dólar y que Draghi siga manteniendo los actuales niveles de compra de deuda pública y otros instrumentos financieros, programa que inició el pasado mes de marzo. Y todo ello, claro está, con las reformas legislativas que se precisen en la próxima legislatura.