Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

DRAGHI: NO SOMOS POLÍTICOS

Los desacuerdos entre el Banco Central Europeo (BCE) y el Bundesbank van en aumento. Merkel ya no tiene la influencia que tuvo en tiempos pasados. Draghi se lo ha hecho ver a la canciller alemana con una escueta frase: “no somos políticos”.

En la reunión del pasado 4 de diciembre en Frankfurt el Eurobanco ha rebajado sus propias previsiones de septiembre pasado. Este año la eurozona crecerá sólo el 0,8%,  una décima menos de lo previsto. En 2.015 el crecimiento previsto será del 1% frente al 1,6% calculado el pasado mes de septiembre. Mario Draghi pretende evitar una tercera recesión. Podemos ir de mal en peor.

Con toda probabilidad, en la próxima reunión del BCE, el 22 de enero de 2.015, el Eurobanco tomará la decisión de comprar cédulas y títulos hasta 500.000 millones de euros. Y si no fuese suficiente pondrá en marcha el quantitative easing (QE), es decir, los programas de compras de activos públicos y privados que han conseguido reactivar las economías de EE UU, Reino Unido y Japón. En principio el QE se dotará con otros 500.000 millones de euros. De tal forma el actual balance del BCE, con dos billones de euros, se elevaría a tres billones.

Como el tipo de interés en la zona euro está en el mínimo histórico del 0,05% ya no se puede bajar más y las futuras medidas  a tomar, anunciadas por Draghi, son correctas.

La munición para reactivar la economía de la zona euro se va acabando. Por eso el Consejo del BCE dijo ayer que “es unánime en su compromiso de utilizar nuevos instrumentos no convencionales”. Ello implicaría alterar a principio del año próximo el tamaño, el ritmo y la composición del balance del Eurobanco.

Otra cosa no se puede hacer a nivel de política monetaria. Pero está por ver si la eurozona responde de igual forma que lo hicieron EE UU, Reino Unido y Japón.