Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

ECONOMÍA CAUTELAR Y REALIDAD

economia cautelar

Venimos asistiendo en las últimas semanas a declaraciones de responsables de algunas instituciones financieras españolas haciendo pronósticos respecto al futuro de nuestra economía. El Gobernador del Banco de España, entre otros, se ha pronunciado de forma razonable y prudente. Nada nuevo ha dicho acerca de la evolución de otras economías integradas en la eurozona, ni tampoco  de otros países como China, India, Singapur y el sudeste asiático.

Siendo innegable que tenemos una cierta dependencia del entorno internacional, la misma no puede ser excusa para justificar la desestructuración que padece nuestra propia economía y la falta de medidas acertadas por parte del Gobierno.

Durante el tercer trimestre de 2014 la economía española ha continuado lentamente la pauta de recuperación iniciada el año pasado, pero discrepamos de lo afirmado por el Banco de España de que se ha producido una progresiva normalización de las condiciones de financiación.

Y nuestra discrepancia surge porque no se vislumbra a corto plazo que la mayoría de empresarios autónomos y pymes puedan alcanzar una normalización en sus condiciones de financiación. Y sin dicha financiación no se estimulará de manera suficiente el tejido productivo y laboral que suponen las mismas. Llevamos seis años sin que la financiación bancaria llegue con normalidad a dichos sectores. De ahí que el paro haya aumentado en octubre pasado en 79.154 desempleados más, encadenando tres meses consecutivos de subida. Pero el Gobierno lo justifica relativizándolo con series históricas. Y si no fuera así trataría de razonarlo de otra forma.

PP y PSOE están más preocupados con el horizonte político que se avecina, vislumbrando, con una cierta realidad, que el bipartidismo y la alternancia en el poder tiene los meses contados, que con las reformas estructurales, económicas y fiscales que precisa nuestra economía.

Ambos partidos –PP y PSOE- han tocado a una especie de rebato a fin de tratar de transmitir a los ciudadanos una cierta regeneración democrática con acuerdos y medidas que ni llegan a alcanzar sus objetivos ni tampoco calan en la ciudadanía española. La desafección por la clase política es absoluta. De tal forma, la constante presencia de políticos de ambas formaciones en debates televisivos, tertulias, desayunos, etc…, es contraproducente en los presentes momentos porque, huérfanos de soluciones, lo único que transmiten es su propia incapacidad política. Han estado muchos lustros al margen de la realidad y de la problemática ciudadana, enriqueciéndose en numerosos casos con dinero público.

Debemos recordar que en la mayoría  de los comicios electorales, desde que se instauró la democracia, un elevado número de electores han votado en contra del partido que gobernaba, entendiendo que quienes habían propiciado la problemática a resolver no podían formar parte de la solución a dichos problemas.