Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

STIGLITZ

STIGLITZ

El Premio Nobel de Economía 2001 Joseph Stiglitz (EE.UU, 9 de febrero de 1943), ha dicho recientemente que “varios países de Europa están en una depresión, la gente no habla de ello porque a veces es incluso de mala educación usar la palabra depresión, que es deprimente, pero la realidad es que hay varios países de Europa, incluidos Grecia y España, que están en una depresión”.

Refiriéndose a la desigualdad aseguró que “no sólo era muy alta antes de la crisis, sino que la recesión la está haciendo incluso peor”, afectando no sólo a las clases bajas, sino también a las clases medias.

Al igual que el Gobierno, una gran parte de analistas y expertos económicos centran la salida de la crisis en el crecimiento del PIB, pero como ha dicho Stiglitz “no tiene por qué beneficiar a todos”. Y eso es lo que está ocurriendo en España. De tal forma, casi el 30% de los españoles vive ya de una pensión, el paro o de ayudas del Estado. La principal fuente de ingresos de 13.790.423 personas proviene del sector público, o lo que es lo mismo el 29,2% de los habitantes a 31 de diciembre de 2013.

En las antedichas condiciones no es de extrañar que destacadas empresas del IBEX 35, como Iberdrola, Endesa, Acciona o ACS, entre otras, vayan a invertir bastante menos en España de lo que hacían anteriormente, dada la inseguridad jurídica de las medidas regulatorias acordadas por el Gobierno. También por los serios problemas de cobro de facturas en algunas comunidades autónomas y ayuntamientos.

Florentino Pérez, Presidente de ACS, ha señalado en la presentación de los resultados de 2013 del holding de construcción y servicios medioambientales que “vamos a restructurar la cartera de clientes en España por la experiencia de dificultades de cobro que hemos tenido en los últimos años”.

Ya no sólo emigran a otros países cientos de miles de españoles sin empleo, sino que van a incrementar sus inversiones en el extranjero numerosas empresas cotizadas o no en Bolsa. Por algo será. El PIB crece, pero sube porque aumentan considerablemente el turismo y las exportaciones. Mientras tanto, gran parte de la clase política -quizás avergonzada de cómo está España- se entretiene con los enredos partidistas habituales; y cuando los enredos bajan de tono enfatizan sobre los problemas en Siria, Ucrania, la franja de Gaza…, desconocedores que sus palabras ya no tienen ningún peso en política internacional.