Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

BAJADA SALARIAL EN ESPAÑA

Mientras el Gobierno dice una y otra vez que hemos salido de la crisis económica y que estamos iniciando una fase de recuperación, lo cierto es que los trabajadores visualizan de forma paulatina y constante una bajada salarial en sus retribuciones.

Algunos analistas fijan dicha bajada, desde el inicio de la reforma laboral a principios de 2012, en el 10% como media, fundamentalmente en la percibida por la clase media española, que está desapareciendo. Ello tiene como resultado la negativa recuperación del consumo interno, que debería ser el auténtico motor del crecimiento económico en nuestro país.

Ni el constante aumento de las exportaciones ni el record histórico de turistas extranjeros en 2013 son suficientes para que, por sí solos, hagan crecer el PIB español en niveles de sostenibilidad adecuados como para bajar la cifra –también histórica- de desempleados.

Que la prima de riesgo española esté oscilando entorno a los 200 puntos es positivo para la deuda pública por el ahorro en intereses que ello supone. Pero no debemos olvidar que también en otros países de Europa meridional -como Italia, Portugal y Grecia- también ha bajado la prima de riesgo. En este sentido, la política del Banco Central Europeo (BCE) y de su Presidente, Mario Draghi, ha sido positiva por cuanto ha conseguido estabilizar la moneda en la eurozona.

En mi opinión, nos encontramos en España ante un cierto impasse económico en el que el Gobierno no sabe qué hacer. En este sentido, una bajada mayor de la prima de riesgo tampoco supondría un ahorro importante en intereses en comparación con el que ya se ha producido. Mayor presión fiscal a los contribuyentes sería insoportable por parte de los mismos, además de un deterioro en la imagen política del PP, próximos los comicios europeos y a un año de las elecciones autonómicas y municipales y, posteriormente, de las generales.

Sólo cabe la opción política de un mayor recorte en el gasto público para que no siga aumentando la deuda. Pero dicho recorte pasa necesariamente por la reforma de las administraciones públicas que, ni el partido en el Gobierno ni la oposición parece que vayan a realizar con la profundidad que se precisa, porque uno y otro han colocado en el funcionariado a infinidad de afiliados y simpatizantes para el control de las instituciones.

Como Rajoy lleva un cierto tiempo enrocado económicamente –y más aún después de la Convención Nacional del PP en Valladolid-, solamente le queda seguir anunciando promesas económicas que nunca llegan. Además, los problemas internos del partido acucian cada día con mayor intensidad al Presidente.

Pero como los comicios europeos están muy próximos, el golpe de efecto político y económico será, sin duda, Arias Cañete para la Comisión y, probablemente, De Guindos para el Eurogrupo. Sin embargo, en la democracia española se suele votar generalmente -dada la tibieza de nuestra clase política- más contra el partido que gobierna que a favor del partido que pretende ser alternativa.

En ajedrez el enroque es un movimiento defensivo, pero para ganar la partida en el tablero se precisan torres y alfiles con los que ya no cuenta el Presidente. Las manifestaciones de María Dolores de Cospedal o de Carlos Floriano ya se las creen muy pocos españoles. Son piezas amortizadas.