Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

DÉFICIT DEL 6% EN 2013

El Presidente suele acertar temporalmente cuando rectifica. Pero no siempre. Dijo hace pocos meses que el déficit en 2013 sería del 4,5%. Ahora, donde dije digo, pone Diego y negocia con Bruselas el objetivo de déficit para este año entorno al 6% del PIB. El Gobierno llama a dicha medida “flexibilización”, pero en nuestra opinión este término no cabe cuando nos encontramos ante una rectificación en toda regla. Ni más ni menos que del 33,33% al alza, que desajusta gravemente el cuadro macroeconómico del Gobierno.

La situación es difícil y preocupante, no tanto por el incremento sino por la mala imagen que está trasmitiendo el Ejecutivo a los ciudadanos y la sensación de descontrol que atraviesa la Moncloa, incapaz de trasladar una imagen seria y de gobierno.

Aunque la prima de riesgo frente al bono alemán parece estable, por debajo de los 380 puntos, cabe recordar que la misma sólo afecta a las futuras emisiones de deuda del Tesoro Público. Las que ya se colocaron están en el tipo referencial de cada momento. La predicción del Presidente de posicionarla este año alrededor del 200 es una utopía teniendo en cuenta la negociación iniciada con Bruselas para situar el déficit de 2013 en el 6%.

Las cifras del desempleo son tan desalentadoras que ya nadie cree ni en la reforma laboral de la Ministra Bañez, ni en las palabras esperanzadoras de Engracia Hidalgo, Secretaria de Estado de Empleo que, a principio de cada mes, cumple el trámite de informar acerca de las variaciones del mes anterior, con un optimismo descomedido que ni ella misma cree.

Las previsiones del Banco de España, en materia de empleo, sitúa la tasa de paro este año en el 27,1% y su Gobernador Luís María Linde acomoda el déficit del 2013 en línea de la negociación del Gobierno con Bruselas, es decir, en el 6%. Para 2014 el cálculo establecido por el banco emisor es del 5,9%.

Mientras el Gobierno estima un descenso del PIB en 2013 del 1,5%, el Institute of International Finance (IIF) pronostica una mayor caída, que podría llegar incluso al 2%. Dicha aceleración se debe al elevado desempleo, las estrictas condiciones monetarias actuales, unos salarios más bajos que reducirán aún más el gasto doméstico, la débil demanda interna y una contención de las exportaciones.

Entiende el IIF que en este cuadro macroeconómico sería “contraproducente” para la economía española un mayor ajuste fiscal, puesto que dicha medida tendría un impacto devastador en la demanda doméstica, profundizaría en la recesión e impulsaría el desempleo.