Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

PLAN PIVE 2: ¿INCENTIVO O NEGOCIO DEL GOBIERNO?

El pasado 4 de febrero ha entrado en vigor –durante 12 meses o hasta su agotamiento - el Plan Pive 2 con un presupuesto de 150 millones de euros para la sustitución de turismos con más de 10 años de antigüedad.

Inicialmente las ayudas son de 2.000€, mil aportados por el Gobierno y los otros mil por la marca, salvo en el caso de familias numerosas que adquieran coches de seis o más plazas, en cuyo caso se beneficiarían de una subvención total de 3.000€.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), Organismo adscrito al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ha calculado que el Pive 2 ahorrará 78 millones de litros de carburante al año, que en términos económicos supone 36 millones de euros anuales en importaciones de petróleo. ¿Ayuda o negocio?

Aunque el precio del barril de crudo se ha mantenido estabilizado durante el último año y las previsiones para 2013 son estables, con tendencia a la baja, lo cierto es que los precios de la gasolina y del gasóleo subieron a partir del pasado día 1 de enero –y siguen subiendo- al desaparecer en 2013 las exenciones a los biocarburantes y el traslado de un nuevo gravamen al consumidor final.

Si en la automoción tomamos como referencia la gasolina, que tributa en el Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) 42,4€/100 litros, el tipo impositivo se sitúa en el 42,4%.

Como media, en las estaciones de servicios, el litro de gasolina está a 1,504€. Es decir, aplicando el tipo impositivo del 42,4%, la tributación por litro se sitúa en 0,637696€. En 1.568 litros de consumo de un vehículo el Gobierno habría obtenido, por la vía del IEH, la devolución íntegra de los 1.000€ que aportó para la compra de un turismo a través del Plan Pive 2.

Dichos 1.568 litros de gasolina son, aproximadamente, el consumo medio anual de un vehículo con dicho combustible. Es decir, en un año el Gobierno recupera el incentivo para la compra, exclusivamente vía IEH. Pero en años posteriores el vehículo sigue consumiendo carburante, pagando Impuesto Municipal de Circulación, etc, etc. Todo ello al margen de la recaudación del IVA en la adquisición del vehículo. Magnífico negocio gubernamental, porque no habiendo compra de turismo no hay consumo. Poca ayuda se da al ciudadano para el fin pretendido por el Gobierno.

Sería conveniente que el Ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, hablase con mayor claridad a los contribuyentes, abrumados ya por los impuestos directos. Ahora toca nuevamente los indirectos que, por lo demás, ya fueron tocados. Otro golpe de tuerca a los españoles.

No cabe duda que cuando en el pasado mes de noviembre bajó el IPC el 0,6%, situando la tasa interanual en el 2,9%, en gran parte debido a la bajada en el precio de los carburantes, el objetivo no era otro que un acusado descenso del IPC para lograr una menor revalorización de las pensiones. Lo que es incapaz de hacer el Gobierno con el dinero público, lo están haciendo los ciudadanos con enorme esfuerzo y sacrificio.

Aunque el Presidente del Gobierno insiste una y otra vez que estamos en el buen camino, no termina de desvelar el itinerario que les queda por recorrer a los españoles. Como todos los caminos llevan a Roma (no es metáfora), camino que se sabe, bien se anda. Y como poco se sabe, dice el refranero que “ocultar y callar por un mismo sitio suelen caminar”. En ocasiones, como en la presente, hay que cambiarlo todo para que nada cambie.