Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

CONTRACCIÓN EN LA EUROZONA

Aunque todavía precisa el visto bueno del Parlamento Europeo, el Consejo Europeo -dentro del marco financiero plurianual 2014-2020- acordó el pasado día 8 de febrero un techo del gasto público de 960.000 millones de euros para el indicado septenio. Sólo cabe decir que se trata de un presupuesto austero y restrictivo. Los tiempos que corren no son propios de excesos o alegrías.

De éstas últimas pocas. Los datos conocidos respecto al conjunto de la actividad económica de la Eurozona en 2012 no son buenos. La contracción del PIB, en el cuarto trimestre, ha sido del 0,6% -según informa Eurostat- mientras la contracción en el tercer trimestre fue sólo del 0,1%.

Eurostat destaca la recesión de las grandes economías comunitarias. Alemania ha registrado una caída de su PIB en el último trimestre del 0,6%. Francia ha retrocedido el 0,3% intertrimestral. Holanda, un 0,2%, acumulando dos trimestres seguidos de contracción. La recesión también ha llegado al país de los tulipanes arrastrada por la caída de las inversiones y del consumo, que se redujeron respectivamente un 5,3% y un 2,3% respecto al mismo periodo del año anterior.

Tampoco en EE.UU se libran de los malos resultados. El PIB se ha contraído un 0,1% en el cuarto trimestre de 2012, como consecuencia, fundamentalmente, del recorte del gasto militar. Dicho dato contrasta con las previsiones de los principales analistas que esperaban un avance del 1,1%. Pero al otro lado del atlántico pronto se rectificará la contracción. En este sentido, ya el pasado mes de enero la mayor economía mundial creó 192.000 puestos de trabajo frente a los 165.000 esperados por los analistas. Además, el déficit comercial del país se ha reducido en 38.500 millones de dólares como consecuencia de un aumento en las exportaciones y una reducción de las importaciones.

En esta situación ni pueden ni deben plantearse presupuestos y políticas económicas expansivas. Es preciso previamente controlar el déficit público y que los distintos estados de la Eurozona no incidan en gastos inútiles o superfluos.