Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

CRISIS ECONÓMICA Y PENSIONES

Curiosamente el Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó 0,6% en el pasado mes de noviembre, situando la tasa interanual en el 2,9%. El indicado descenso publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) es provisional hasta mediados del presente mes de diciembre. La bajada se ha debido, parece ser, al abaratamiento de los lubricantes y carburantes. Sin embargo, la percepción en la calle parece ser otra.

Con el consumo interno por los suelos y en caída continua es difícilmente creíble semejante bajada. Y mucho menos cuando la misma coincide con la revalorización de las pensiones para el año que viene. Afortunada coincidencia para el Gobierno que, día a día, nos enseña la relatividad de las matemáticas –ahora pura filosofía política- y el mejor manejo de la contabilidad práctica.

Así, mientras el IPC interanual subió hasta el mes de octubre pasado el 3,5%, el descenso de 0,6% de noviembre lo situó en el indicado 2,9%, coincidiendo con el porcentaje de subida de las pensiones que, para el ejercicio de 2013, aumentarán un 2% para las inferiores a 1.000€ y un 1% para las superiores a dicha cantidad. Es evidente la pérdida de valor adquisitivo para los pensionistas.

La titular de la cartera de Empleo ha venido a reconocer que el Ejecutivo no puede asumir la compensación de las pensiones del 1,9%, diferencia que media entre la subida aplicada para el año que viene y el IPC interanual del mes de noviembre.

Nadie pone en duda ya que el programa electoral del PP en las elecciones de 2011 ha quedado, una vez más, arrumbado y arrinconado por los graves acontecimientos económicos que estamos viviendo con ocasión de la crisis. Si ello supone ya un comprometido desencuentro con los ciudadanos que le votaron, poco a poco va calando en la ciudadanía que el partido actualmente en el Gobierno no podía ser desconocedor, por ser oposición entonces, de la profundidad de la crisis económica y que su último objetivo en las Elecciones Generales de noviembre de 2011 no era otro que alcanzar el poder, dado el debilitamiento del PSOE como partido y de Rodriguez Zapatero como Presidente.

No es razonablemente creíble que el partido que ganó por mayoría absoluta los indicados comicios –y que fue oposición cerca de 8 años- desconociese en dicho momento la gravedad de la crisis económica y su profundidad. Y si la desconocía le es atribuible la culpa “in vigilando” que debe tener cualquier partido en la oposición. Cierto que el déficit que se encontró era mayor que el anunciado y que la deuda pública alcanzaba máximos históricos, al igual que la cifra de desempleados. Pero que la crisis del sistema financiero español cogiese por sorpresa al actual Gobierno de Rajoy hasta que estalló el asunto Bankia, hace pensar seriamente la oposición que realizó durante cerca de 8 años al Gobierno de Zapatero y el descalabro de todos y cada uno de los mecanismos de alerta financiera.

Mientras previsiblemente hacia mediados del mes de diciembre llegarán desde Bruselas 37.000 millones de euros para sanear el sistema financiero -puesto seriamente en entredicho por algunas Cajas de Ahorros- los ciudadanos españoles sufren las consecuencias de las subidas del IBI, IRPF, IVA, copago farmacéutico, etc., y ahora la exigua revalorización de las pensiones, muy por debajo del IPC interanual. La carga de la crisis económica –y el Presidente del Gobierno lo sabe- no se está repartiendo equilibradamente ni de forma proporcional: la banca sigue aumentando sus beneficios en términos absolutos, mientras el 21% de la población española vive por debajo del umbral de la pobreza.

Los principales expertos internacionales, incluido el FMI y la OCDE, pronostican para el año de 2013 una bajada del PIB en torno al 1,4%. Sin embargo el Gobierno pronostica que el descenso será sólo del 0,5%. Pero al margen de cifras y datos ¿cómo va a reactivar la economía española el Gobierno de Rajoy con 5.778.100 personas en desempleo según la última Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el INE, y los cerca de tres millones menos de cotizantes de la Seguridad Social? La situación es dramática en millones de hogares españoles, aunque el Gobierno no lo crea.