Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

LOS MILAGROS DE FÁTIMA

Mientras el Rey ha concluido su tercer periplo en la India -el primero fue en abril de 2012- promocionando junto con importantes empresarios españoles la imagen de España –los anteriores viajes llevaron al Monarca a Brasil, Chile y Rusia-, nuestro Gobierno sufre una paralizante crisis de ansiedad que le obliga a guardar reposo. No todos los ministros, sin embargo, gozan de los dones políticos de la prudencia y la discreción cuando no tienen nada que decir. Alguno de ellos -posiblemente por hacerse notar-, saca erróneamente la lengua a pasear en más de una ocasión. Este es el caso de Fátima Báñez.  

Las hemerotecas –enorme valor histórico- nos ayudan a refrescar la memoria. Así, en enero de 2010, Mariano Rajoy se fotografió junto a un grupo de desempleados y dijo la célebre frase: “Cuando yo gobierne, bajará el paro”. Sin duda el actual Presidente ya sabía entonces, como jefe de la oposición, que Zapatero se encontraba herido de muerte como político y que la opción electoral del PP era clara.

Alcanzado por Rajoy el Gobierno de la Nación, en el debate de investidura de diciembre de 2011 subrayó que “El Ejecutivo no descansará hasta recuperar la senda del empleo”. Hoy habría que preguntarle al Presidente: cómo y cuándo esa recuperación si la deuda pública nos desborda, el PIB interanual se contrae negativamente 1,7%, el consumo interno está desplomado, la anunciada reforma del Estado sigue sin realizarse, etc., etc… Sólo por citar algunos de nuestros más acuciantes problemas. Mala cosa cuando los políticos dicen frases grandilocuentes. La Historia está llena de ellas.

Una de las primeras medidas de calado que adoptó el Gobierno popular fue la reforma laboral, patrocinada por la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Dicha reforma -de hace apenas 6 meses- ha conseguido el nada despreciable record de situar el desempleo en 5.778.100 personas, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, publicada por el INE y que los despidos colectivos hayan aumentado el 50%. Ello se nos antoja como milagro de ineficacia política de Fátima Báñez, aunque no el único. No en vano es la Ministra peor valorada, según las últimas encuestas realizadas por distintos medios de comunicación.

Aunque Dña. Fátima suele hablar en ocasiones en forma encriptada -aunque algo plastilina en el moldeo a su conveniencia-, lo cierto es que “la verdad es la verdad lo diga Agamenón, o su porquero”, como escribió Antonio Machado en su libro Juan de Mairena. Pero como la Ministra ha roto moldes tradicionales, debe reconocérsele que ha alcanzado otro record histórico al reunir, por primera vez en España, a 16 provincias que superan más del 30% de su población activa en paro.

Es posible que la responsable ministerial no se haya enterado aún –dadas sus visiones ilusorias-, que en el último año el paro ha crecido en casi 800.000 personas a pesar de su reforma laboral y que cerca  de 400.000 ciudadanos se han ido ya de España al extranjero en busca de trabajo. Éxodo que supone una pérdida irreparable. Si no fuera por dicha emigración, la EPA del tercer trimestre de 2012 superaría ampliamente los 6.000.000 de personas desempleadas. Cifra ésta última estremecedora, espeluznante y pavorosa.

Si ya es de espanto todo lo anterior, no dejan de ser irresponsables las declaraciones que ha realizado la Ministra Báñez, asegurando que “España está saliendo ya de la crisis” y añadiendo a continuación que “no es un optimismo vano”, porque el país cuenta en estos momentos con indicadores que apuntan la recuperación…

Como a tanta palabrería no ha aportado mayores datos concretos, ni tampoco ha señalado cuales son los indicadores a los que se refiere, no queda otra alternativa que, frente a la apostilla final de la Ministra que “ya se están viendo señales esperanzadoras”, reconocer que nos encontramos ante el tercer y último misterio o secreto de Fátima. Bien guardado, por supuesto. Sin embargo, las visiones de la Sra. Ministra no se corresponden con los informes de expertos, analistas y Organismos Internacionales.

Las referidas “señales” –no se sabe bien si son de humo blanco o de humo negro- me recuerdan las afirmaciones que hizo Elena Salgado, Vicepresidenta económica con Rodriguez Zapatero, cuando el 20 de mayo de 2009 divisó, imaginariamente en el horizonte, los famosos “brotes verdes” de la recuperación económica española.

¡Que Dios nos libre en estos momentos –y en cualquier otro- de iluminados, ensoñadores y utópicos! Ya lo hemos dicho en alguna otra ocasión: España no está para bromas. Un respeto a los 5.778.100 desempleados y a los cerca de 400.000 ciudadanos que se han ido de España en busca de empleo. De verdad, Sra. Ministra: lo mejor que puede hacer es irse del cargo cuanto antes. Hoy mejor que mañana. Pero cuando se vaya o la echen con la escoba del cese, ¡por favor, Dña. Fátima!, márchese en silencio.