Get Adobe Flash player

Derecho Penal

Derecho Administrativo

Derecho Laboral y S.S

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

¡HAGAN JUEGO, SEÑORES!

España se ha convertido en una especie de casino en el que la conocida frase del crupier ¡hagan juego, señores! se ha puesto de moda en este periodo estival, dada la próxima reunión del Fondo de Liquidez Regional del Estado, en la que se van a repartir hasta 18.000 millones de euros para rescatar a las Comunidades Autónomas con problemas de liquidez.

Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía, dijo hace unas semanas que no acudiría a la partida porque no lo necesitaba. Ahora, apremiado por las necesidades, donde dije digo, digo Diego. El máximo dirigente andaluz echa la culpa a las entidades financieras porque ya no están por financiar las emisiones de deuda andaluza. Creía don José Antonio que los bancos y las Cajas de Ahorro eran como fiestas nupciales, con barra libre, en las que los miles de millones de euros correrían a igual velocidad que fluyen el whisky o la ginebra. Craso error, como diría el general romano Marco Licinio, de inmensa fortuna, que perdió literalmente la cabeza por subestimar su estrategia bélica y el potencial del ejército parto. Su Consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, considera que Andalucía aún se puede endeudar más, “pero lo que necesitamos es liquidez”. Doña Susana -que ha desempeñado numerosos altos cargos en Sevilla y Andalucía- es posible que todavía no esté enterada del escándalo de los ERE en su Comunidad Autónoma.

En Cataluña ocurre algo parecido, aunque con diferentes circunstancias. Así,  la Generalitat está urgiendo al Gobierno de Mariano Rajoy para que active cuanto antes el fondo de liquidez, de cara a la próxima reunión del día 20 de septiembre. Todo indica que las exigencias catalanas serán de 5.023 millones de euros, aunque Artur Mas no ha concretado el destino de dicha cantidad. El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, ha dicho que “el Govern no va a dar ni las gracias porque este dinero les corresponde a los catalanes” y que habrá una resistencia a asumir nuevas exigencias de ajuste o un tutelaje político y Bruselas ha respondido que la petición está sujeta a condiciones estrictas presupuestarias. Por su parte  ERC -que formó parte en el tripartito de Montilla-, ha puesto el grito en el cielo calificando de “humillante” la petición del actual Gobierno catalán, afirmando que la única solución es “la independencia”. También craso error como el andaluz, porque el Presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, ha dejado claro que “en el hipotético caso de una secesión de una parte de un Estado miembro, la solución tendría que encontrarse y negociarse dentro del ordenamiento legal internacional”. De cualquier forma -como ha manifestado Catherine Day, Secretaria General de la Comisión-, “con el artículo 20 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, sólo las personas que tengan nacionalidad de un Estado miembro son ciudadanos de la UE”, para apostillar que “la ciudadanía de la UE es complementaria, pero no sustitutiva de la ciudadanía nacional”. Es decir, tanto las iniciativas secesionistas de la Liga Norte italiana como las que pudiera plantear Cataluña –que no lo hará- situaría a sus ciudadanos de espaldas a la propia Unión Europea.

Tampoco la Generalitat Valenciana quiere quedarse al margen del reparto del fondo de liquidez. En esta Comunidad, el Consejero de Economía, Industria y Comercio, Máximo Buch, cree también que estamos en Fallas: “cuanto más dinero se pueda solicitar en el rescate mejor”.

Pero Andalucía, Cataluña y Valencia olvidan que el rescate lleva aparejado el compromiso de cumplir con el déficit del 1,5% que se adoptó en el último Consejo de Política Social y Financiera. Montoro no debería ceder.

Como quedan otras Comunidades Autónomas por solicitar el rescate, muchos comensales para tan poco pastel. El despilfarro autonómico, salvo excepciones, ha sido general. Cuando el crupier diga la frase “¡no va más!” el gallinero autonómico nacional se alborotará… ¡Qué desalentadora imagen estamos dando tanto en el interior como frente al exterior de España! Ya lo dijo Unamuno ¡Qué país, que paisaje, que paisanaje!